Print Friendly Version of this pageGet a PDF version of this webpagePrint Friendly Version of this page

La Federación Andaluza de Familiares y Personas con Enfermedad Mental se constituyó en el año 1992 con el nombre de Federación Andaluza de Allegados de Esquizofrénicos, para agrupar a las asociaciones andaluzas que habían ido surgiendo en todas las provincias. El fin primordial fue unir nuestros esfuerzos, coordinar y unificar nuestras actividades,

En la actualidad el 84% de las personas con problemas de salud mental conviven con su familia. Esta convivencia diaria supone generalmente muchas dificultades y conflictos; los problemas que surgen son difíciles de solucionar y desbordan a los familiares en su tarea de “cuidadores”. Tanto los enfermos como las familias afectadas necesitan ayuda, información, apoyo y asesoramiento, pero sobre todo necesitan servicios y dispositivos alternativos tanto sanitarios como sociales para una atención integral.demandas y reivindicaciones para conseguir mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedad mental y la de sus familias.

FEAFES-ANDALUCIA representa a las personas con Enfermedad Mental y a sus familias Las asociaciones andaluzas aúnan sus esfuerzos para poder defender y reivindicar mejor los derechos de estas personas con un objetivo básico: MEJORAR SU CALIDAD DE VIDA.

Defendemos el derecho de estas personas a estar integradas en la sociedad, el derecho a ser atendidas como cualquier ciudadano.

Pero, ante los problemas específicos que surgen con estas enfermedades, demandamos una atención global, que contemple todos los aspectos de intervención: sanitarios, rehabilitadores, sociales, familiares, educativos, formativos, laborales, de ocio, …

Unidos, pretendemos conseguir resultados reales y efectivos, pero necesitamos toda la ayuda posible, por lo que queremos ofrecer nuestra colaboración a las entidades, asociaciones y profesionales implicados.

La angustia, las tensiones y los problemas que surgen en las familias afectadas por alguna enfermedad mental, requieren el apoyo, la comprensión y el afecto de todos. Ayudar a estas personas y a sus familiares debería ser una contribución solidaria de toda la sociedad.